Llama de gas propano glp

Selectra te ayuda con tus gestiones de gas propano ¡Gratis!

Llámanos sin compromiso para empezar a ahorrar en tu próxima factura.

Selectra te ayuda con tus gestiones de gas propano ¡Gratis!

Llámanos sin compromiso para empezar a ahorrar en tu próxima factura.

Sistemas de calefacción para casas ¿Cuál es más barato? 2022

Tipos de calefacción

Te mostramos los mejores tipos de calefacción para casas unifamiliares y pisos. Descubre los sistemas de calefacción más económicos y eficientes.


Tipos de calefacción según la energía

Existen numerosas maneras de calentar una vivienda, por ello, una buena forma de clasificar los sistemas de calefacción es mediante el tipo de energía que utilizan para generar dicho calor. En muchas ocasiones podemos elegir la energía que queremos, pero en otras nos podemos ver condicionados por algunos factores como el geográfico. Por ejemplo, la red de gas natural no llega a todas las zonas.

Tipos de calefacción según la energía
Energía Precio Instalación Coste facturas
Gas natural Medio Bajo
Electricidad Muy bajo Muy alto
Propano Medio Medio
Butano Bajo Medio
Gasoil Medio Medio
Pellets Bajo medio
Aerotermia Alto Muy bajo
Geotermia Muy Alto Muy bajo

A continuación vamos a mostrar las características, ventajas y desventajas de los tipos de calefacción más utilizados en función de su energía:

Tipos de calefacción según su energía

1. Calefacción de gas natural

La calefacción de gas natural es una de las más utilizadas en nuestro país. Eso se debe a las grandes ventajas del gas natural como energía pero también a su reducido precio, ya que un kWh de gas natural cuesta 4 veces menos que uno de luz (0,07 €/kWh vs 0,29 €/kWh).

La calefacción de gas natural se basa en un suministro ininterrumpido, por lo que no hay que estar solicitando a la comercializadora que vaya al domicilio a rellenar el depósito como sucede con el propano o el gasoil.

Este sistema de calefacción se compone por una caldera y un circuito de radiadores por donde circula el agua que calienta la caldera de gas. Una de las ventajas de usar este tipo de calefacción es que existen ayudas para adquirir calderas de gas natural, como el Plan renove de calderas que ofrece cada comunidad autónoma.

Para poder disfrutar de este tipo de calefacción es necesario contar con una instalación de gas natural en el domicilio. Si no se dispone de una, hay que verificar que la red llega a la zona de la vivienda, y si es así, ponerse en contacto con una empresa autorizada para instalar gas natural en el inmueble.

2. Calefacción de propano

La calefacción de propano suele usarse cuando la red de suministro de gas natural no llega al área de la vivienda. Esto se debe a que el propano tiene un precio más elevado y a que no aporta la misma comodidad al usuario por el tipo de instalación.

Este tipo de calefacción depende de una instalación que puede ser mediante depósito (individual o colectivo) o con bombonas de 35 kg. Esto implica que el usuario tenga que molestarse en solicitar el llenado del depósito o el cambio de bombonas cuando su provisión está cerca de agotarse.

3. Calefacción de butano

Este tipo de calefacción únicamente se utiliza con pequeños aparatos como estufas ya que las bombonas de butano tienen un tamaño pequeño y se gastarían muy rápido para calentar una casa mediante radiadores.

Este sistema de calefacción es común en las terrazas de bares y comercios mediante las estufas de exterior.

4. Calefacción de gasoil

Este tipo de calefacción se usa en zonas donde no llega el gas natural. Es necesario contar con un depósito donde almacenar el gasoil con la incomodidad que supone tener que avisar a la distribuidora para que rellene el depósito cada vez que queda poco combustible.

Para este sistema de calefacción se pueden usar dos tipos de gasoil: gasóleo B y C. El más común a nivel doméstico es el gasóleo C ya que es el más económico.

5. Calefacción de pellets

La calefacción alimentada por pellets más común es la compuesta por una estufa que calienta la estancia donde está situada, aunque también existen hidroestufas que se pueden conectar a un sistema de radiadores (este aparato cuesta el doble que una caldera de gas).

Al igual que las calderas de gas, necesita salida de humos. Pero el suministro de energía se hace de forma manual, es decir, es necesario comprar sacos de pellets e introducirlos en el depósito de la estufa o hacer que un camión rellene un silo del que se alimenta la caldera de pellets.

6. Calefacción eléctrica

Este sistema de calefacción se utiliza principalmente en 3 tipos de situaciones:

  • La casa es muy pequeña
  • La temperatura ambiente nunca es muy baja
  • Segundas residencias donde se pasa poco tiempo

Esto se debe a que no requiere obras para su instalación, por lo que esta es muy económica. El problema es que el precio de la energía es muy caro. Por eso se suele usar en lugares pequeños o donde no se utilice mucho y, por tanto, no merezca la pena invertir en una instalación para calefacción.

7. Calefacción por aerotermia

Es uno de los sistemas de calefacción más novedosos y eficientes. Este consigue extraer la energía del aire incluso cuando la temperatura ambiente es inferior a 0ºC y transformarla en calor. Además, también puede hacer justo lo contrario, es decir, aportar frío en verano.

La instalación es bastante costosa (desde 7.000 €), pero supone un ahorro en las facturas de hasta un 50%.

8. Calefacción por geotermia

La calefacción por geotermia extrae la energía del suelo para convertirla en calor o frío según la época del año. Es un sistema renovable, ya que solo utiliza una pequeña cantidad de electricidad para funcionar.

Es el tipo de calefacción más eficiente, consiguiendo ahorrar hasta un 60% en las facturas, pero también es el más caro de instalar.

Tipos de calefacción según los emisores de calor

Además de por la energía que utilizan, también se pueden clasificar los sistemas de calefacción en función del tipo de emisor que utilizan para dotar de calor a la vivienda. En este sentido, nos encontramos con 4 sistemas:

1. Calefacción por radiadores

Dentro de la calefacción por radiadores encontramos dos tipos: los radiadores de agua y los radiadores eléctricos.

 Radiadores de agua: este tipo de calefacción se basa en un circuito de agua cerrado entre la caldera y los radiadores. La caldera es la encargada de calentar el agua que llega a los radiadores y estos emiten el calor a las estancias.

Existen diferentes dos tipos de radiadores de agua en función de su temperatura:

Radiadores de alta temperatura (convencionales)

  • Funcionan a 65 - 75°C.
  • La caldera debe calentar mucho el agua.
  • Válidos para cualquier generador de calor.
  • Son más baratos.

Radiadores de baja temperatura

  • Trabajan a 40°C.
  • Ahorro de hasta un 40% porque la caldera debe calentar menos el agua.
  • Es necesaria una caldera con buena modulación.

 Radiadores eléctricos: son un sistema de calefacción muy utilizado en lugares donde no llega el gas natural, en viviendas muy pequeñas, segundas viviendas o en zonas donde la temperatura no baja mucho.

Esto se debe a que su instalación es prácticamente nula, es decir, solo hay que enchufarlos a la red eléctrica, por lo que el usuario se ahorra la instalación. Pero el precio de la energía es muy elevado (4 veces más alto que el precio del gas natural). Por ello se suele instalar en lugares donde no se va a usar mucho.

2. Calefacción por suelo radiante

Este tipo de calefacción va colocada debajo del suelo de la vivienda. Por ello, se suele instalar cuando se hace una reforma o se quiere cambiar el suelo. Al estar colocado bajo el pavimento, el calor que desprende es uniforme (no es giratorio como el de los radiadores) y, además, permite que el usuario pueda andar descalzo por la casa en invierno.

Sistema de calefacción por suelo radiante

Existen dos tipos de suelo radiante como sistema de calefacción:

Suelo radiante de agua

  • Tuberías conectadas a la caldera o bomba de calor.
  • Muy eficiente.
  • Precio muy barato de la energía.
  • Genera calor y frío.
  • Combinable con aerotermia y geotermia.
  • Son más baratos.
  • Tarda en calentarse.
  • Instalación más costosa.

Suelo radiante eléctrico

  • Cable calefactor conectado a la red eléctrica.
  • Instalación más sencilla.
  • El calor es inmediato.
  • No necesita mantenimiento.
  • Control independiente de cada estancia.
  • Poco eficiente.
  • Precio caro de la energía.
  • Solo genera calor.

3. Calefacción por fancoils

Este sistema de calefacción se instala igual que los radiadores ya que se basa en un circuito de tuberías conectado a una caldera por donde circula el agua. La diferencia es que el fancoil necesita estar enchufado a la corriente eléctrica pues cuenta con un ventilador que hace que entre al aparato y pase por una batería (tuberías por donde circula el agua caliente y aletas de metal) para así calentarse.

Sistema de calefacción por fancoil

Estos emisores son mucho más eficientes que los radiadores, pero también son más caros. Esto se debe a que su fabricación es mucho más compleja, pues a parte de la batería y el ventilador llevan una parte electrónica.

Este tipo de calefacción se utiliza junto a calderas de condensación o bombas de calor de aerotermia o geotermia. Sirve tanto para emitir calor en invierno como frío en verano.

4. Calefacción por aire acondicionado

Este tipo de calefacción es utilizado en viviendas de pequeño tamaño o para estancias concretas, pues utiliza la electricidad como energía generadora de calor y esta es bastante cara si se compara con el gas natural.

Los aires acondicionados con modo calefacción tienen la ventaja de servir tanto en invierno como en verano. Además, su instalación es bastante asequible.

¿Cuál es el mejor sistema de calefacción?

Elegir el mejor sistema de calefacción no es tarea fácil, ya que este depende de las necesidades de cada usuario (tipo de vivienda, ubicación geográfica, zona climática, cantidad de uso, presupuesto y concienciación con el medioambiente). En este sentido, vamos a aconsejar el mejor tipo de calefacción para diferentes tipos de vivienda:

Mejor calefacción para un piso

Si hablamos en términos de eficiencia, el mejor sistema de calefacción para un piso es la aerotermia combinada con suelo radiante. Este permite ahorrar una gran cantidad en las facturas, pero es bastante caro de instalar (hay que tener dinero para la inversión inicial). Por ello, solo es rentable en pisos de más de 80 o 90 m2.

Si el usuario no quiere realizar ese desembolso económico, el mejor tipo de calefacción es el gas natural, ya que la instalación en un piso tiene un coste medio y es muy eficiente. El precio de la instalación varía en función de si se eligen radiadores o suelo radiante.

Si se trata de un piso muy pequeño, en una zona donde no hace frío o se visita poco, lo más rentable es utilizar radiadores eléctricos o calefacción por infrarrojos. Ya que no requieren de instalación.

Mejor sistema de calefacción para un chalet

El mejor sistema de calefacción para un chalet es la geotermia, ya que reduce el consumo de energía en hasta un 70%. Aunque también es el más caro y no todos los bolsillos están preparados para realizar esa inversión inicial que tarda unos 15 años en amortizarse. Además, es necesario contar con un terreno que permita instalar las sondas de la geotermia.

Debido al alto coste de la geotermia, no todos los usuarios pueden instalarla. Por lo que como alternativa recomendamos la instalación de aerotermia o de gas natural, pues son sistemas muy eficientes con un precio de instalación bastante inferior al de la geotermia.

Mejor calefacción para la casa del pueblo

Elegir la mejor calefacción para la casa del pueblo depende de lo mucho que se frecuente y de donde se encuentre, ya que hay pueblos donde no llega la red de gas natural.

En este sentido, el mejor sistema para la casa del pueblo suele ser la calefacción de gas natural, pero si no es posible disponer de dicho combustible en la zona, lo más común es utilizar gas propano en depósito o gasoil.

Si no se suele visitar mucho el pueblo, lo más lógico es instalar una calefacción que no requiera de una instalación muy costosa y que no genere un gasto pasivo en las facturas mientras no se está allí. Por ello, en este tipo de situaciones se suele optar por estufas de butano o calefacción eléctrica.

Sistemas de calefacción más eficientes

En cuanto a eficiencia no hay sistema de calefacción que supere a la geotermia. Esta solo necesita 1 kW de energía para generar 6 kW de calor. En cambio, el gas natural necesita 1 kW de energía para producir 0,8 kW.

Tampoco la aerotermia es capaz de superar a la geotermia, llegando a necesitar un 60% más de electricidad para conseguir el mismo resultado. A continuación, vamos a mostrar el coste anual de los diferentes sistemas de calefacción en función de la energía:

Sistemas de calefacción más eficientes
Sistema de calefacción Consumo anual Ahorro
Calefacción eléctrica 1.600 € -
Calefacción gas natural 800 € 50%
Calefacción aerotermia 500 € 70%
Calefacción geotermia 300 € 80%

Precios orientativos

Sistema de calefacción más barato

Cuando pensamos en el sistema de calefacción más barato estamos haciendo referencia al precio de la instalación. Este cambia de forma abismal de un tipo de calefacción a otro. Pero no hay que olvidar la eficiencia de estos, ya que de ello depende el periodo que se tarda en amortizar la instalación.

Por ello, vamos a comparar el coste de instalación de los diferentes sistemas de calefacción en una vivienda unifamiliar de 100 m2:

Sistemas de calefacción más baratos
Sistema de calefacción Precio Amortización
Calefacción eléctrica 2.400 € -
Calefacción gas natural 4.800 € 3 años
Calefacción aerotermia 12.000 € 23 años
Calefacción geotermia 18.000 € 26 años

Precios orientativos para una vivienda unifamiliar de 100 m2.

Cálculo de la amortización de los sistemas de calefacción

  • Calefacción eléctrica: instalación (2.400 €) consumo (1.600 €/año) * 3 años = 7.200 €
  • Calefacción gas natural: instalación (4.800 €) consumo (800 €/año) * 3 años = 7.200 €
  • Calefacción gas natural: instalación (4.800 €) consumo (800 €/año) * 23 años = 23.200 €
  • Calefacción aerotermia: instalación (12.000 €) consumo (500 €/año) * 23 años = 23.000 €
  • Calefacción gas natural: instalación (4.800 €) consumo (800 €/año) * 26 años = 25.600 €
  • Calefacción geotermia: instalación (18.000 €) consumo (300 €/año) * 26 años = 25.800 €
Actualizado a