Distintos tipos de certificados de gas

deposito-propano

A la hora de instalar gas propano en su vivienda o local, el consumidor deberá asegurarse de contar con los certificados correctos y así evitar posibles complicaciones en el suministro.


Certificado de instalación de gas

Se trata de un documento que acredita que la instalación es válida, cumple las disposiciones y normativas de la legislación vigente, y que debe firmar un instalador autorizado. Cada Comunidad Autónoma es la responsable de reconocer la capacidad de cada instalador de gas con un certificado de cualificación individual.

Las empresas autorizadas de instalación también deben poseer un certificado de instalación de gas. De hecho, el documento requerido necesita incluir los siguientes aspectos que se detallan a continuación:

  • Croquis de la instalación individual.
  • Relación de aparatos instalados o previstos.

Se requerirá junto al Certificado de Calefacción a la hora de contratar el suministro de gas butano y gas propano.

Certificado de gas natural

A la hora de dar de alta el suministro de gas natural en una vivienda o local el consumidor deberá presentar el certificado de instalación de gas natural.

Tiene una duración determinada por lo que si en la vivienda se ha dado de baja el suministro de gas durante un periodo largo de tiempo, la distribuidora solicitará este documento al volver a dar de alta el suministro.

Debe realizarlo un instalador autorizado de la distribuidora de gas natural y es requerido por la compañía distribuidora de la zona en determinados casos.

  1. Al contratar el gas natural en una vivienda o empresa.
  2. Si la vivienda tiene instalación de gas y no se ha dado de alta el gas natural en la misma.

El certificado de gas natural no tiene un coste fijo ya que depende de diferentes factores, pero suele oscilar entre los 100 y 200 euros según el tipo de instalación.

Certificado de eficiencia energética

El certificado de eficiencia energética acredita las particularidades energéticas de una vivienda o local. Tiene en cuenta los parámetros de aislamiento de la vivienda, las condiciones de confort y atiende especialmente a las funciones de ocupación, funcionamiento o salubridad de su interior.

Desde el 1 de junio de 2013 este documento es obligatorio a la hora de vender o alquilar una vivienda. Al igual que todas las nuevas construcciones deben tener de este certificado, además los locales comerciales deben disponer de la etiqueta de eficiencia energética.

Debe realizarlo un especialista autorizado (ingeniero técnico o arquitecto) y debe incluir el consumo anual de CO2 y el consumo de energía anual, para ello el especialista revisará:

  1. Superficie de la vivienda.
  2. Características de la construcción.
  3. Electrodomésticos.

Aunque el plazo para disponer de este certificado no suele superar los 3 días hábiles, es conveniente consultarlo con el especialista autorizado ya que puede variar según éste y la Comunidad Autónoma. Tiene una vigencia de 10 años, por lo que pasado este tiempo el consumidor deberá solicitar una nueva comprobación y llevar a cabo las renovaciones pertinentes.

No se puede establecer un precio exacto ya que el precio del certificado de eficiencia energética depende del profesional que lo realiza.

Certificado de acometida interior de gas

Se trata de un documento que se expide al efectuar la instalación de gas natural en la vivienda y es necesario para dar de alta el gas natural. Debe incluir:

  • Un plano de la instalación que se ha realizado.
  • Especificar todos los trazados, los tramos y las tuberías que se han incluido en la obra.
  • Determinar que materiales y diámetros se han utilizado para la instalación de gas natural.
  • Incorporar las pruebas mecánicas y de estanquidad de la instalación del usuario.

La empresa instaladora será la encargada de realizar todas obras necesarias para dar de alta el gas natural en una vivienda y de tramitar el certificado de acometida interior de gas. El precio variará en función de la empresa instaladora y de las características de la instalación.

Certificado de Instalación Receptora Común

Se trata de un documento que certifica que la instalación se encuentra en perfecto estado y no hay ninguna fuga en la misma. El Certificado de Instalación Receptora Común se otorga al efectuar la instalación de la IRC y es necesario para dar de alta el gas natural.

Se expide al ejecutarse una nueva instalación de gas natural por lo que es la empresa encargada del procedimiento quien lo gestiona. Aunque el consumidor disponga del Certificado de Instalación Receptora Común deberá efectuar las revisiones correspondientes.

El precio de este certificado depende del tipo de instalador y de la empresa instaladora por lo que se recomienda solicitar presupuestos a diferentes compañías.