You are here

Propano o butano para barbacoas

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Bombonas de propano o de butano para barbacoas

A la hora de elegir qué gas vamos a utilizar con la barbacoa, tenemos dos opciones: gas butano o propano. Cualquier de los dos es igual de válido para una barbacoa de gas, pero veamos qué ventajas e inconvenientes tiene cada uno de ellos.

La elección de butano o propano como suministro para barbacoa depende en gran medida de las características del aparato y de dónde la vayamos a utilizar. Si bien ambos son gases con alto poder calorífico, cada uno tiene propiedades distintas que los hacen más o menos adecuados para utilizarlos en determinados casos como el de una barbacoa.


¿Qué son los gases licuados del petróleo (GLP)

Los gases licuados del petróleo son los que se obtienen con la refinación del petróleo o con la extracción del gas natural. Estos gases se denominan licuados porque, pese a su estado gaseoso, se almacenan y distribuyen en su estado líquido.

Estos gases son el butano y el propano; de hecho, son una mezcla de ambos. Y como tal, ambos comparten muchas características.

  • No tienen olor, en su proceso de envasado se les añade un aroma para detectar fugas
  • Tampoco tienen color
  • Gozan de un alto poder calorífico
  • No son tóxicos, sólo hay que tener cuidado de no respirarlos durante mucho tiempo porque desplazan el oxígeno
  • Se pueden utilizar para cocinar porque no aportan ningún tipo de sabor a los alimentos
  • Son alternativas energéticas más económicas que otras
  • Se pueden tener en casa de diferentes formas
  • Son más densos que el aire, por lo que en caso de fuga quedan en la parte baja de la estancia
  • Son altamente inflamables

Tanto el butano como el propano se utilizan en el ámbito doméstico para cocinar, el agua caliente sanitaria (ACS) y la calefacción. También son utilizados en muchos negocios -sobre todo el gas propano en restaurantes-, ya que su alta demanda de energía hace que el precio de estos gases resulte altamente competitivo frente a otras fuentes como la electricidad.

El precio de los GLP depende de distintos factores según el tipo de gas que sea, pero no suelen ser de los más altos. En algunos casos está regulado por el Gobierno y, en otros, se trata de un precio liberalizado que depende de las condiciones marcadas por la compañía y de la negociación con el cliente.

El gas butano

El gas butano es, quizás, el gas licuado del petróleo más conocido. Sólo se comercializa en botellas, por lo que para acceder a él es preciso tener una instalación adecuada para las bombonas.

Para comprar las bombonas de butano, el consumidor tiene dos opciones: solicitar la entrega a domicilio o comprarlas directamente en una estación de servicio o punto de venta autorizado. En cualquiera de los dos casos, el cliente debe suscribir un contrato con una comercializadora de butano y pasar una revisión de la instalación.

El precio de las bombonas de butano está regulado por el Gobierno si pesan entre 8kg y 20kg. De esta forma, la botella tradicional, la de 12,5kg, debe costar lo mismo sea cual sea la empresa que la venda.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con las nuevas botellas de butano que los proveedores están poniendo en circulación, mucho más ligeras y ergonómicas. Como estas botellas tienen una tara (peso vacío) inferior a los 8kg, tienen un precio liberalizado que marca cada compañía. Lo mismo sucede con las clásicas bombonas de camping gas, que sólo pesan 6kg.

El gas propano

El gas propano es la alternativa al butano en aquellos lugares en los que no hay acceso al gas natural, como en casas rurales, o en núcleos de viviendas sin acceso al gas natural interesadas en tener propano en lugar de electricidad.

Al igual que el butano, es un gas utilizado tanto para cocinar como para obtener agua caliente sanitaria y para la calefacción. Sin embargo, existen distintas formas de tener gas propano en casa:

  1. Propano en botellas: con un precio regulado o liberalizado en las mismas condiciones de peso que el butano.
  2. Propano a granel: para el que es necesario instalar un depósito que se rellena mediante un camión cisterna, normalmente fuera de la vivienda.
  3. Propano canalizado: que precisa que las viviendas se conecten a un depósito central instalado por la distribuidora de gas propano.

Diferencias entre el gas butano y el propano

Como ya hemos visto, el gas butano y el propano coinciden en muchos puntos, pero difieren en algunas características, algunas relacionadas con su forma de comercialización.

Tipo de gas Ventajas Inconvenientes
Butano
  • Tiene más autonomía
  • Tiene más capacidad en las botellas
  • Es más ligero
  • Es más barato
  • Hay botellas de distintos tamaños
  • Tiene más poder calorífico que el propano
  • Si tenemos suficientes botellas de reserva es complicado quedarse sin suministro
  • Es muy inflamable
  • Tiene menos resistencia a las temperaturas bajas
  • Hay que depender de la compra de la bombona
  • Sólo puede conseguirse en bombomas
Propano
  • Se puede instalar un depósito en casa
  • Resiste hasta los grados bajo cero sin perder presión
  • El precio del suministro en casa puede negociarse con la compañía
  • También puede comprarse en bombonas
  • Es una buena opción si ya utilizas propano para la calefacción o el agua caliente
  • Es un poco más caro que el butano
  • Se necesita de un espacio exterior suficiente si se contrata a granel
  • Hay que tener prevista la cantidad de combustible restante para no quedarnos sin suministro

¿Qué gas es más apropiado para la barbacoa?

Realmente, la opción más económica en cualquier caso es contratar gas natural y utilizarlo en nuestra barbacoa. ¿Por qué? Porque es el suministro más barato con diferencia y ahorraremos a la larga. La única pega es que, si no tenemos instalación de gas natural en casa, deberemos hacerla, incluyendo una toma donde esté colocada la barbacoa.

No obstante, también es cierto que no todas las barbacoas de gas permiten su uso con gas natural, por lo que siempre es recomendable saber cuál de las dos opciones entre butano y propano es más recomendable.

Tanto el propano como el butano son aptos para cocinar porque no aportan ningún sabor a las comidas. Sin embargo, en el caso de las barbacoas, la cosa cambia debido a las condiciones en las que se lleva a cabo el consumo del gas.

Generalmente, el gas butano es el más apropiado para utilizar con las barbacoas por una razón: pueden cargar más gas dentro de una misma botella, así que gana en autonomía. Además, gasifica mejor porque pesa menos, así que la operación se vuelve más sencilla.

Por otro lado, la mayoría de las instalaciones vienen adaptadas a la presión a la que gasifica el butano (30mbar), por lo que la barbacoa podrá trabajar con mayor potencia sin tener que hacer ninguna modificación.

Sin embargo, si vivimos en un sitio muy frío y las barbacoas se hacen al aire libre, se recomienda mucho más el propano. Este gas es capaz de aguantar hasta -44°C sin que la presión de gasificado se vea afectada. Esto no sucede con el butano, que al llegar a los 0°C deja de gasificar.

 

Pida propano a domicilio o solicite una comparativa para ahorrar

Pide propano:
Lead Source
Nombre*
Apellidos*
Correo electrónico*
Teléfono*
Código postal*